Premios Brandolini: recogen memeces, no ignorancia.

Estamos inmersos en la primera final mensual de los Premios Brandolini. Es algo a lo que llevamos dando publicidad toda la semana, de una manera o de otra. Que los datos de participación no hayan dejado de crecer (de las 37 respuestas de la primera encuesta a las casi 70 que hay ya en la Final de Junio hay una evolución clara; sí, somos pocos, pero esta es una iniciativa de un grupete de colegas, no algo institucional). El aumento progresivo del número de candidaturas presentadas también es indicativo de que hemos conseguido despertar vuestro interés de alguna manera. Aunque la encuesta de esta semana sea solo una anomalía estadística, claro, pues hay candidatos que han querido copar toda la encuesta. Y ni aún así van ganando (os adelanto).

Toda esta iniciativa no es más que una forma sana de reírnos de la memez reinante y de aprender. Sobre todo aprender a no caer en las garras de la pseudociencia y animarnos a buscar más información sobre cierto tema en particular. Así contribuimos no sólo a nuestro conocimiento, sino también a todo aquel al que podamos llegar y se vea impelido a saber por qué lo que se presenta en alguna de las candidaturas propuestas es una memez. Hay algunas que son evidentes. Por ejemplo, si alguien dice que ningún dinosaurio era carnívoro, es evidente que no es que sea un ignorante, sino que ha elegido la ignorancia como camino. Si alguien dice que las vacunas causan autismo y son peligrosas, también es evidente que no es un ignorante, sino un conspiranoico. Y si alguien dice que no hemos llegado a la luna, tampoco es un ignorante, es un negacionista.

Todas estas cosas ya las habéis visto en nuestros premios a la memez más graciosa. Pero resulta que hoy me he encontrado con una crítica que, pienso, no debemos dejar pasar para dejar clara una cosa: nosotros no nos reímos de la gente inculta; nos reímos de la gente que ha elegido la incultura.

¿De dónde viene todo esto?

Os lo voy a contar. Viene de este personaje y estas afirmaciones suyas:

Este personaje lejos de admitir que ha dicho una chorrada como un pino, se reafirmó durante los siguientes días, apoyando las payasadas de otro conocido antivacunas, basándose en los abusos de las farmacéuticas. Incapaz de encontrar el non-sequitur y de entender que los abusos de las farmacéuticas nada tienen que ver con la efectividad o no de las vacunas, siguió en su postura, lo que le llevó a estar nominado para la II edición de Junio. Como acosador que es (revisa varias veces el TL de la gente a la que considera inferior intelectualmente), se entera de dicha nominación y suelta esto:

Alguien podría pensar: eh, que tú también le acosas. Ni mucho menos. A mí me ha bastado con revisar el hashtag del concurso #premiosBrandolini. Algo que hago a menudo, pues es donde llegan las candidaturas que la gente va presentando. Y, como no puede estar más equivocado en su apreciación, quiero aclarar que los Premios Brandolini no tienen por objetivo reírse de la incultura de nadie. Sino de las estupideces que las diversas corrientes pseudocientíficas pueden llegar a decir.

Vamos a ello.

Incultura vs. estupidez

Continuar leyendo

Un antitransgénicos sin argumentos

Esta tarde-noche he podido charlar (por llamarlo de algún modo) con un antitransgénicos creyente y convencido después de retuitear el artículo de JM Mulet sobre la irracionalidad e información falsa de Ahora Madrid desde mi cuenta de El RetroMirador (videojuegos, música, cine retro… y un poco de ciencia):

@IslaDinky: "Cuando pasen 20 años y haya un gran porcentaje de cancer por los transgenicos vamos a ver quien rie más.XD"

@IslaDinky: “Cuando pasen 20 años y haya un gran porcentaje de cancer por los transgenicos vamos a ver quien rie más.XD”

Sus argumentos han sido básicamente tres bulos más que refutados:
– Estudio Seralini:

@IslaDinky: "sois unos jodidos ignorantes"

@IslaDinky: “sois unos jodidos ignorantes”

Continuar leyendo